Guía imprescindible para conocer Sofía con niños en dos días

Guía imprescindible para conocer Sofía con niños en dos días

3 Comentarios

Nuestra primera escapada post pandémica ha sido a esta capital que llevaba años en la lista de destinos y por fin hemos podido disfrutar en esta escapada de dos días en Sofía con niños. Pero ¿qué tiene Sofía y por qué merece la pena visitarla? Vamos a despejarte las dudas.

Breve introducción a Sofía

Para saber por qué Sofía es una buena elección hay que conocer un poco su legado histórico.

Estamos ante una de las capitales más antiguas de Europa, allá por el al siglo VIII a. C., los tracios (pueblo indoeuropeo) se asentaron aquí. Y tras ellos llegaron los romanos. Se convirtió en municipio o centro de la región administrativa durante el reinado del emperador Trajano, Ulpia Serdica.

No, no aún no se llamaba Sofía.

Tras la expansión alcanzada durante el período romano, llegaron los hunos y destrozaron todo. Fue reconstruido por el emperador bizantino Justiniano I. La ciudad floreció nuevamente y pasó a formar parte del Primer Imperio Búlgaro. Más tarde cayó en manos del Imperio Bizantino para volver años después al Imperio Búlgaro del zar Ivan Asen I.

Desde el siglo XII hasta el XIV, vivió otra buena época y ya era conocida como Sofía, se cree que debido a la iglesia de Hagia Sofía que gozaba de gran popularidad.

En 1382, Sofía fue capturada por el Imperio Otomano y fue parte de él durante cuatro siglos como atestiguan los numerosos restos que te podrás encontrar recorriendo la ciudad.

Sofía fue tomada por las fuerzas rusas el 4 de enero de 1878, durante la guerra ruso-turca de 1877-78 y se convirtió en la capital del Principado autónomo de Bulgaria en 1879, años más tarde Reino de Bulgaria.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Sofía fue bombardeada por aviones aliados a finales de 1943 y 1944. Como consecuencia de la invasión del Ejército Rojo soviético, el gobierno de Bulgaria, que se alió con Alemania, fue derrocado.

La transformación de Bulgaria en República Popular en 1946 marcó una serie de cambios significativos en el aspecto de la ciudad.

Sofía con niños
Sofía es una miscelánea derivada de su historia

Qué ver en dos días en Sofía con niños

Vamos a empezar con la «chicha» del viaje. ¿Son suficientes dos días para ver Sofía con niños? Habrá quien te diga que no y quien te diga que es demasiado. A nuestro parecer, dos días es un buen tiempo para recorrer la ciudad y sus monumentos principales, incluso ver algún museo:

Serdica y Sveta Petka Samardzhiiska

Si has cogido el metro desde el aeropuerto, lo más seguro es que tu parada final sea ésta. Serdica, es el nombre antiguo de la ciudad y el epicentro. Aquí mismo, entre túneles de metro puedes visitar los primeros restos históricos de Sofía. La Antigua Serdica.

Son restos romanos descubiertos entre 2010-12 durante las obras del metro, gran parte de los cuales se visitan a cubierto ( lo cual viene muy bien con las inclemencias del tiempo búlgaro) y de forma gratuita.

Una vez en la superficie verás una pequeña iglesia que da la impresión de flotar. Es la iglesia de Sveta Petka Samardzhiiska y nos sirve para hacernos la idea del nivel del suelo romano.

Iglesia muy pequeñita de piedra sobre una plataforma pero en el subsuelo.
La iglesia está dedicada a una mártir romana

Mezquita de Banya Bashi

Justo en la misma plaza nos encontramos la mezquita de Banya Bashi.

La construcción del templo se finalizó en el año 1576 durante la ocupación otomana de Bulgaria y su nombre está relacionado con los baños minerales termales, al lado se pueden observar los restos de un antiguo hamán.

El elemento más destacado de la mezquita es su alminar. Es la única mezquita en funcionamiento de la ciudad, dando servicio a la comunidad musulmana. Se puede visitar siguiendo las normas de vestimenta, especialmente las mujeres.

Fuente termal

Muy cerca de la mezquita, y de lo que antes era el edificio de baños (hoy museo de historia regional), siguen manando las aguas termales que abastecían las piscinas del balneario. Son una serie de fuentes a las que los vecinos van a llenar sus garrafas de agua a cualquier hora del día (incluso de noche los vimos). Por supuesto aprovechamos para probar que salía calentita, cuidado con quemarse.

Gente rellenando garrafas de agua en las fuentes termales

Museo Historia Regional (antiguos baños centrales)

Como decíamos antes, el edificio de los antiguos baños centrales, ahora alberga el Museo de Historia Regional de Sofía. En él encontramos un poco de todo: historia de la monarquía, arte sacro y algunas exposiciones curiosas, es un buen lugar en tu recorrido de Sofía con niños porque no tiene grandes colecciones y si cosas curiosas que les llamará la atención.

Catedral de Sveta Nedelya

Lo mismo cuando te encuentres ante esta Catedral te sientas confuso, ésta no es la imagen famosa de la Catedral de Sofía, ¿entonces? Lo que pasa es que en Sofía hay más de una catedral, y ésta es una de ellas.

La Catedral de Sveta Nedelya que vemos hoy en día en realidad es una reconstrucción de la construcción original del siglo XIV. Sus inicios datan posiblemente del siglo X (Sveta Nedelya fue originalmente, por esa época, una iglesia edificada con piedra y madera)

En 1925 la catedral fue el escenario de un atentado terrorista. La bomba detonada provocó que se derrumbara la cúpula de la catedral cayendo ésta sobre la concurrencia que asistía a la ceremonia provocando la muerte de 128 personas, entre ellas numerosos políticos y oficiales del ejército.

Cuando se reconstruyó, el nuevo edificio medía 30 m de largo, 15,5 m de ancho, y tenía una cúpula central de 31 m de altura. El iconostasio dorado, que había sobrevivido al atentado, fue devuelto a la nueva catedral.

La entrada no tiene coste pero si quieres sacar fotos del interior debes pagar un permiso de 5 LEV, ojo que te van a vigilar en cuanto entres por la puerta.

Sofía con niños
Una de las fachadas de la catedral

Bulevar Vitosha


El bulevar Vitosha es la calle comercial de Sofía. En el centro de la ciudad, en esta calle encontrarás un gran número de comercios, cafeterías y restaurantes. Al fondo de la misma puedes observar el monte Vitosha. Si necesitas comprar souvenirs o no te apetece romperte la cabeza para comer o cenar, éste es tu sitio. Cuenta con muchas terrazas acristaladas. Ah! recuerda que allí todavía se puede fumar en interiores (ya, que le vamos a hacer.)

Sofía con niños
Caminando por el bulevar Vitosha

Catedral Alexander Nevski


Nada más avistar sus tejados dorados pensarás, aquí es. Efectivamente, esta es la imagen más icónica de Sofía. Uno de los templos ortodoxos más grandes del mundo y una de las 10 catedrales cristianas más grandes de Europa.

La catedral fue construida principalmente con donaciones del pueblo búlgaro, para la construcción de una catedral nacional, que también honrase a los soldados rusos y revolucionarios búlgaros que murieron en la guerra ruso-turca de 1877-78, la cual llevó a la Liberación de Bulgaria del Imperio otomano.

Como curiosidad, los mármoles y lámparas fueron creadas en Múnich, los elementos metálicos de las puertas en Berlín, las puertas en sí se realizaron en la fábrica de Karl Bamberg en Viena y los mosaicos se trajeron desde Venecia. Así que, lo mejor de cada casa se junta en esta monumental catedral.

Al igual que en la de Sveta Nedelya, la entrada es gratuita pero se debe pagar permiso para las fotografías. Si es posible intentad ir en momentos en los que haya bastante luz exterior puesto que el interior solo está iluminado con velas. Abre muy temprano por la mañana, por si quieres disfrutar de su inmensidad a solas.

Al lado está la Catedral de Santa Sofía, que le da nombre a la ciudad, es un edificio mucho más modesto.

Iglesia rusa de San Nicolás

Cuando llegamos a esta Iglesia nos llevamos una agradable sorpresa, con sus inconfundibles cúpulas doradas la iglesia de San Nicolás es el lugar de culto de la comunidad ruso-ortodoxa de Sofía.

Por dentro es muy pequeñita pero curiosa, distinta a las grandiosas catedrales de las que hemos hablado antes.

La iglesia fue construida en el emplazamiento de la mezquita de Saray, la cual fue destruida en 1882 tras la liberación de Bulgaria por los rusos de los otomanos. Se construyó para ser la iglesia oficial de la embajada rusa que se encontraba situada en una puerta próxima y para la comunidad rusa de Sofía.

La iglesia se consagró a San Nicolás debido a que según la tradición de consagraban al santo del zar reinante, en este caso Nicolás II, y su imagen preside la puerta de entrada al templo.

Vista de la iglesia con sus pináculos dorados y verdes y paredes muy blancas.

Iglesia de Sveti Georgi


Esta Iglesia es muy curiosa por su forma redonda, fue construida en el siglo IV en ladrillo y durante la época de la ocupación otomana fue mezquita. No accedimos al interior pero la colección de frescos debe ser muy interesante.

Sofía con niños
No tenemos una foto mejor

Sinagoga de Sofía

Es la sinagoga más grande en el sureste de Europa, una de las dos que funcionan en Bulgaria (junto con la de Plovdiv) y la tercera más grande de Europa. La seguridad para entrar es estricta ( incluyendo arco de seguridad, vaciado de bolsillos etc, tipo aeropuerto). También exigen ver la documentación. La entrada fueron 5 LEV por adulto.

Mercado Central

Mercado cubierto con puestos variados, una tienda enorme de ropa de segunda mano en la planta baja, cafetería y supermercado. Para tomar algo o hacer alguna compra rápida.

Vista por fuera del mercado, estilo neoclásico con una puerta en forma de arco.
Seguramente lo reconoceréis al instante

Museo de Ciencias Naturales

Obviamente a lo mejor ni te lo has planteado, pero nuestro hijo mayor nos lo pidió y por supuesto el viaje es de todos, así que allí que nos fuimos.

Está muy cerca de la Iglesia Rusa, por si te cuadra en el itinerario porque tiene algunos especímenes super curiosos como fósiles enormes, minerales de todo tipo y una gran exposición de cualquier animal que conozcas y que no. Esperábamos un museo modesto por su aspecto exterior y la verdad que puedes dedicar un buen rato a recorrer toda la exposición.

La tienda de recuerdos de la entrada vende minerales y fósiles a muy buen precio, por si quieres un souvenir especial.

Red Flat Sofía

Una experiencia totalmente inmersiva. Se trata de un piso acondicionado tal cual era en la época comunista. En él puedes tocar, sentarte, ojear fotos….. Mientras, a través de una audioguía escucharás la historia de la familia que habitaba el piso y su día a día en la Sofía comunista incluyendo los cambios de los últimos tiempos del régimen. Dedicaremos un post en exclusiva para no alargar demasiado éste.

La peque sentada en una silla con una funda de pelo amarilla, el niño con una máquina de escribir.
Como veis la decoración es fiel a la época

Tiendas Klek

Aunque ya van quedando menos si vas atento seguro ves alguna. Son tiendas ubicadas en los sótanos de los edificios que exponen sus mercancias (normalmente chucherías, alcohol y cosas así) en la calle a nivel de suelo, para pedir hay que agacharse, de ahí su nombre Klek significa agachado, acuclillado en búlgaro.

Sofía con niños
un ejemplo de tienda klek

Teatro Nacional Ivan Vazov


Construído en 1907, el edificio del Teatro Ivan Vazov es el teatro más antiguo e importante de Bulgaria. Está cercano a un parque muy agradable para pasear o descansar como un sofiota más.

Sofía con niños
Teatro y fuentes de la zona parque
Al fondo el teatro

Si tienes más tiempo

Si te da tiempo o decides alargar la visita, merece la pena visitar la Iglesia de Boyana y el Monasterio de Rila. Lo puedes hacer dentro de la misma excursión.

Nos ha quedado un post tan largo, que la parte recomendaciones y cómo organizar el viaje va a ir en un post aparte que enlazaremos aquí.

Esperamos que este post te haga dedicarle una buena escapada a Sofía.



3 pensamientos sobre “Guía imprescindible para conocer Sofía con niños en dos días”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Sonia Morejón.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a https://livire.es/ que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


error

¿Te ha gustado un plan? Compártelo