Decía Mafalda que todo lo bueno de la vida despeina. Viajar, también.

Visita a la Casa Museo de Lope de Vega

Visita a la Casa Museo de Lope de Vega

3 Comentarios

En pleno barrio de Las Letras (o Huertas) en Madrid, encontramos la Casa Museo Lope de Vega en la que el famoso poeta y dramaturgo vivió durante 25 años.

“… mi casilla, mi quietud, mi huertecillo y estudio…” decía Lope de esta casa, aunque lejos de ser una “casilla” para la época, si no más bien una casa bastante destacada.

Algo de historia

Feliciana, la última hija legítima reconocida por Lope, heredó la casa (en la cual había nacido) y posteriormente su hijo. Éste, a su vez, se la vendió en 1674 a la comedianta Mariana Romero. En los siglos XVIII y XIX, cambió de manos varias veces y sufrió algunas transformaciones. Álvarez Baena localizó e identificó la casa en 1751 y fueron sus investigaciones y estudios las que sirvieron de base al cronista Mesonero Romanos para documentar la historia de la vivienda.

Ya en 1862, la Real Academia Española tenía intención de adquirir el inmueble y convertirlo en museo, pero no fue hasta 1931, cuando la propietaria, doña Antonia García, una anticuaria especializada en encajes, nombró a la Academia patrono de la Fundación que ella misma había constituido y en la que se señalaba la necesidad de crear allí el Museo de Lope de Vega.

Tras una necesaria restauración, en 1935, cuando se cumplían trescientos años de la muerte de Lope de Vega, el edificio se declaró monumento y se inauguró como museo.

Placa en la entrada recordando la propiedad de la casa.

La Casa Museo de Lope de Vega

La casa no presenta exactamente en la actualidad el aspecto que tenía en su día debido a las múltiples reformas. Aún así se ha hecho un gran trabajo para reproducir las estancias lo más fielmente posible.

Primera planta

Una escalera, desde el centro de la planta de entrada, conduce a una primera planta, en la que hoy existe un descansillo donde antes hubo un cuarto distribuidor de aposentos. Aquí, se encuentran el estudio y el estrado, la alcoba de Lope y el oratorio, mientras que en la zona con fachada al jardín están el comedor, la cocina y la alcoba de las hijas.

El oratorio se encontraba en una posición privilegiada de la casa, cosa no de extrañar ya que se ordenó sacerdote tras una serie de desgracias familiares. Desde su alcoba podía observar el retablo mayor por una ventana.

La habitación de Lope, testigo de la muerte del poeta, es la estancia más pequeña, más escondida y más íntima de la casa. Dispone de un ventanillo muy alto y de otro ventanuco en el muro, a los pies de la cama, que permitía al autor ver desde su lecho el oratorio.

Sorprende la austeridad del aposento, ya que el autor no consideraba que debieran tenerse lujos en las camas.

El estudio sin embargo si refleja la categoría del dueño de la casa. Su escritorio, abundantes obras en los estantes y detalles como un espacio aparte para recibir a las visitas junto al brasero, dan idea de la grandeza del poeta.

Al lado del estudio se encontraba otra estancia, dedicada a las reuniones femeninas, con un aire árabe como estaba de moda en la época.

casa museo de lope de vega

En esta habitación encontramos uno de los objetos más bonitos de la casa, un escritorio que imita el interior de una corrala de comedias.

Casa museo de lope de vega

Aunque posiblemente la cocina se encontrase en la primera planta y no en esta, al convertirla en museo, se visita en esta planta junto al comedor.

Y la última estancia de esta planta es la habitación de las niñas, en la que además de las camas encontramos baúles para la ropa y mobiliario con accesorios para labores de costura.

casa museo de lope de vega

Segunda planta

Un segundo tramo de la escalera lleva al piso abuhardillado. En él están recreadas la habitación del capitán Contreras, el cuarto de las criadas y la alcoba de las hijas.

La habitación de invitados, o del capitán Contreras, se debe a la obligación que tuvieron al comienzo de instalarse la Corte en Madrid, las casas más adineradas, de acoger a los miembros de la Corte mientras la ciudad se adecuaba a su condición de capital del reino.

Imagen de la cama con espada y capa de soldado

A continuación la alcoba del servicio, austera al máximo.

Por último la habitación del hijo, destaca por su amplitud y luminosidad. Hoy en la habitación se pueden ver una cama y una cuna (con un cinturón de dijes ‘protector de niños’). Junto ellas se encuentra una silla popular, una mesita de noche y un arca, tres sillas, un taburete y un escritorio.

Jardín

Lope ocupó muchas horas de su vida en esta casa cuidando de los árboles y las flores de su jardín.

El huerto parece que era entretenimiento diario del poeta. Cada día, a primera hora de la mañana (antes o después de la primera misa), paseaba por sus rincones mientras leía su breviario. Volvía a él al atardecer, a reposar el trabajo de toda la jornada.

No pudimos asomarnos más porque había actuación teatral, pero normalmente se puede visitar.

Datos prácticos para la visita

La visita, gratuita, se realiza con guía, para lo que es necesario reservar llamando al teléfono 914 29 92 16 o escribiendo al correo casamuseolopedevega@madrid.org .

Horario del museo: De martes a domingo de 10:00 a 18:00 h. (último pase a las 17.00 h.)
· Duración de la visita: 35 minutos

Si necesitas algún tipo de material adaptado y accesible para tu visita, te recomendamos echarle un vistazo al apartado ACCESIBILIDAD- CLIC AQUÍ-

Esperamos que hayáis disfrutado y os animéis a visitarla, y después a dar un buen paseo por el barrio de las letras. O quizá una visita guiada gratuita por Lavapiés y La latina, los barrios vecinos.

Si os ha gustado la experiencia, otro día podéis ir a conocer la Casa museo de Sorolla, que seguro os encantará.




3 pensamientos sobre “Visita a la Casa Museo de Lope de Vega”

  • ¡Hola! Me ha gustado mucho el artículo acerca de vuestra visita a la Casa Museo de Lope de Vega. No sabía de la existencia de este museo en Madrid, me lo apunto para una futura visita. Además siendo gratuito creo que definitivamente merece la pena acercarse a conocerlo. Siempre es interesante conocer más de cerca cómo vivían los personajes importantes de nuestra historia hace siglos.

    Me ha parecido muy bonito el escritorio en la habitación dedicada a reuniones femeninas, sin duda me gustaría verlo en persona. Lástima que no pudierais visitar el jardín. ¡Desde luego es un lujo poder contar con un espacio así en medio de la ciudad!

    ¡Gracias por compartir esta información! Saludos

  • La Casa Museo Lope de Vega es una de las cosas que me falta por ver en Madrid.

    El estudio, la cocina o la habitación de las niñas es lo que más me ha gustado de la primera planta. El jardín me ha recordado al de la Casa-Museo de Sorolla.

    Mola que sea gratis, así que apunto el teléfono y el mail para reservar la visita en cuanto volvamos a Madrid.

  • Fui al barrio de las letras en Madrid pero no llegué a ver la casa museo de Lope De Vega. Tendré que volver a Madrid y visitarla sin duda alguna.. Solamente con leer tu articulo y ver las fotos te transportas atás en el tiempo. Las casas museos siempre son lugares que me emocionan, y siempre intento imaginar el dia al dia del personaje en su propia casa. Está bien hacer reformas, sobre todo por la antiguedad, pero creo que se tiene que dejar la estructura original lomás intacta posible para preservar también la originalidad del lugar. Seguramente la casa museo de Lope de Vega estará en mi listas de cosas que ver cuando vuelva a Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sonia Morejón.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  https://livire.es/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.