Decía Mafalda que todo lo bueno de la vida despeina. Viajar, también.

Senderismo en familia por Madrid

Senderismo en familia por Madrid

22 Comentarios

La necesidad de salir al campo en esta primavera singular hace que nos planteemos la posibilidad de practicar senderismo en familia por Madrid, hasta que podamos salir de la comunidad al menos.

Hoy vamos a elegir 3 sendas de nivel y duración adaptada para todos los miembros de la familia, especialmente los peques pero también si nos acompañan mayores como los abuelos. Todas ellas dentro de la Comunidad de Madrid.

Senda ecológica del corredor ambiental del río Manzanares

Cartel explicativo de la senda ecológica al principio del sendero
Fuente: El Pardo.es

Distancia: 10 km.

Tiempo: 2 horas (4 horas ida y vuelta)

Desnivel: 25 m.

Dificultad: Fácil (para toda la familia y edades). Sin embargo por su duración no se recomienda a niños demasiado pequeños.

Tipo de ruta: Lineal

La ruta comienza en el aparcamiento de Somontes situado en el desvío al Palacio de la Zarzuela. Allí podremos dejar el vehículo.

Un cartel explicativo nos da la bienvenida al sendero que discurrirá a la orilla del río Manzanares.

Siguiendo el camino indicado alcanzamos un gran aparcamiento junto al cuál se encuentra un área de recreo con mesas, papeleras, fuente e incluso columpios para los más pequeños.

Recorrido un kilómetro desde el aparcamiento del área recreativa, llegaremos al puente de hormigón y hierro por el que transcurre la vía férrea.

Justo al cruzar el vano, encontraremos un cartel junto a una escaleras que bajan a la orilla del río, informándonos del comienzo de la senda fluvial del río Manzanares.Aquí podemos optar por coger esa senda, señalizada con postes marrones o seguir por el camino principal, que continua su recorrido.

Continuando por la senda boscosa entre el río Manzanares y el pueblo de El Pardo, llegamos al puente de los Capuchinos. Aquí tendremos dos opciones, continuar por la margen del río por que venimos, o cruzar por encima del puente para continuar por la orilla contraria.

Cruzamos el puente de los Capuchinos y tomamos una estrecha senda escondida junto a una caseta. Un cartel que nos indica la dirección a tomar para dirigirnos a la «Pasarela de Mingorrubio» nos ayudará a identificar el camino.

Nuestra siguiente parada es el azud de El Pardo, un pequeño represamiento del río Manzanares, levantado en 1961, utilizado para captar y derivar agua a una balsa situada a un kilómetro de distancia para su utilización en caso de incendio.

Dejamos el azud de El Pardo y tenemos la opción de continuar por el vial principal, más ancho, o por la «Senda fluvial», más estrecha y tortuosa, y más próxima al río, por donde podremos apreciar la vegetación de ribera y la fauna fluvial

Continuando la senda alcanzamos la pasarela de Mingorrubio que permite acceder al área recreativa de Mingorrubio, donde existe un aparcamiento para numerosos vehículos y mesas.

Nuestro camino llegará a su fin cuando alcancemos el embalse de El Pardo, inaugurada en 1970 .

Senda del Barranco

Cartel explicativo de la Senda del Barranco

 Distancia : 0,9 km (ida y vuelta)

Tiempo: aproximadamente 20 minutos (solo ida)

Tipo de recorrido: lineal

Desnivel: elevación mínima 725 m, elevación máxima 830 m

Dificultad: medio-fácil

Esta senda es estupenda para empezar a practicar el senderismo familiar por Madrid, por su duración y dificultad.

Si quieres visitar Patones de Arriba lo ideal es dejar el vehículo en el aparcamiento disuasorio de Patones de Abajo y ascender por la senda interpretativa del barranco. En nuestro post sobre Patones podéis ver que lo recorrimos con los peques con total facilidad.

Se camina menos de 1 kilómetro por un barranco de importancia y belleza geológica y paisajística.
Este camino, que une los núcleos de Patones de Arriba y de Abajo permite disfrutar de este atractivo entorno a pie y al no existir circulación de automóviles se puede ir más tranquilo, pararse cuando se desee etc.

La senda discurre paralela al arroyo de Patones encajado entre las paredes de piedra caliza. A medida que ganemos altura será fácil contemplar una panorámica de la vega con sus distintos ecosistemas: bosques de ribera, paisajes agrarios de olivares, viñas y cereal.

Desde esta garganta se pueden observar también las infraestructuras del Canal de Isabel II y la cueva del aire, enclave arqueológico y espeleológico.

Puedes descargar el mapa que ofrece la Oficina de Turismo de Patones.

Chorrera de San Mamés

Senderismo familiar por Madrid

Tipo de recorrido: Circular

Desnivel: 350 metros.

Dificultad: medio-fácil

Ruta que nos conduce a una de los saltos de agua más espectaculares de la Comunidad de Madrid. La ruta discurre casi en su totalidad paralela al cauce del arroyo del chorro y destacamos su alto valor paisajístico y natural, nos adentraremos en un bosque de pinos silvestre en gran estado de conservación así como especies de ribera que acompañan al arroyo.

Comenzamos la ruta en la valiosa iglesia de San Mamés, una de las joyas arquitectónicas de la Sierra Norte, cuyos orígenes se remontan al s.XII.

Frente a la iglesia parte un camino, donde vemos un cartel de la quesería artesanal Santo Mamés, hacia la cual nos dirigimos.

Pasada la quesería el camino comienza a ascender de manera más evidente, a nuestro alrededor vemos algunas manchas de roble. Después de un par de revueltas, remontamos la ladera de la loma de las Tejoneras.

El camino se dirige a un frondoso pinar al que accedemos por una valla junto a una casa forestal. Continuamos y en la primera curva de herradura, abandonamos la pista y tomamos un camino más estrecho que mantiene la misma dirección que llevamos.

El camino evita promontorios rocosos y acaba al llegar a un arroyo. Atravesamos el arroyo, los pinos quedan atrás y continuamos por un sendero que, entre rocas, retamas, cantuesos y escaramujos, va bordeando la ladera.

La chorrera de San Mamés es un salto de agua espectacular de unos 30 metros, que forma el arroyo del Chorro y que culmina en un tobogán que hace saltar el agua hacia arriba. La cascada forma el accidente más destacable de la amplia vertiente sur de esta montaña y es visible desde kilómetros de distancia. Es considerado el salto de agua más grande de la Comunidad de Madrid.

Antes de emprender el camino

Sed conscientes de vuestra capacidad, esto es para disfrutar, no para atormentarse. No pasa nada si a mitad de camino hay que darse la vuelta, mejor eso que pasar un mal rato.

Estas rutas son ideales para realizar en primavera y otoño, cuando el calor no sea tan extremo, pero eso no nos exime de usar protección solar.

El tema del agua: imprescindible en cualquier temporada, aunque hay fuentes en los tres recorridos sugeridos, siempre es conveniente llevar por si acaso.

Por supuesto unas bolsas para recoger cualquier tipo de desperdicio que generemos durante el camino, recordad que una simple colilla tarda hasta 10 años en degradarse.

No es necesario ir en silencio monacal, pero intentad no dar gritos ni romper el ambiente reinante en vuestros senderos, allí viven especies a las que no les apetece escucharos demasiado.

Si no sois muy experimentados no está de más llevar un plano aunque sea descargado en el móvil, aunque estas sendas están muy bien señalizadas, siempre es mejor ir sobre seguro.

Y como siempre, calzado cómodo y que no resbale, gorras, varias capas de ropa que permitan transpirar y muchas ganas de disfrutar.

Booking.com


22 pensamientos sobre “Senderismo en familia por Madrid”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Sonia Morejón .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios https://livire.es/.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.