Un tesoro escondido en Barcelona, el Palau Güell

Un tesoro escondido en Barcelona, el Palau Güell

1 Comentario

Hablar de Barcelona sin hablar de modernismo, Gaudí o Güell es casi imposible. En nuestra última visita tuvimos la ocasión de vistar el Palu Güell, uno de los primeros encargos importantes que recibió Gaudí al principio de su carrera.

Eusebi Güell (industrial, político y mecenas) quiso que Gaudí le construyera este peculiar palacio urbano como ampliación de la casa familiar que tenía en la Rambla de Barcelona.

El Palau Güell (1886-1890) es un magnífico ejemplo de la arquitectura doméstica en el contexto del modernismo. Fue la vivienda de la familia Güell-López hasta que se trasladó al Park Güell.

A través de la visita, descubrirás como Gaudí diseñó un palacio funcional adaptado a la vida diaria de la familia pero también preparado para los eventos sociales que acontecían a su alrededor.

El edificio destaca por su innovadora concepción del espacio y de la luz. El Palau Güell muestra soluciones variadas a partir de los planteamientos personales de Gaudí que creó formas excepcionales fruto de su imaginación, utilizando materiales nobles tradicionales (piedra, madera, hierro forjado, cerámica, vidrio, etc.).

Fue declarado monumento histórico-artístico por el Estado español en 1969, así como bien cultural de interés nacional, y Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1984.

El sótano

La visita comienza por el sótano del Palau Güell, que antiguamente era utilizado como establo. Se accedía desde la planta baja a partir de dos accesos: una rampa suave que servía para hacer subir y bajar a los caballos, y una rampa helicoidal, muy pronunciada y pavimentada con guijarros, utilizada por las personas.

En este espacio tan singular, aún se puede observar en las paredes, puntos de anclaje para los caballos.

Palau Güell
Parte de las antiguas caballerizas

Planta baja

Volviendo al nivel calle, se accede a la planta baja del Palau. Es un espacio que integra los servicios de portería y cochera del edificio.

Aquí se encuentra la cochera donde se dejaban los carruajes; el antiguo almacén de productos agrícolas; la antigua vivienda del portero (la cual tiene una escalera de caracol que comunica directamente con el establo); una cabina especial desde la cual el portero podía observar el exterior, y una escalera de uso exclusivo del personal de servicio que comunica la planta baja con el resto de plantas del edificio.

También un espejo, como bien aprovechamos.

Foto de la familia en un espejo de la entrada

Entresuelo y planta noble

La planta entresuelo del Palau Güell se utilizaba como oficinas. En ella se encuentra el despacho de negocios de Eusebi Güell y otros espacios de archivo y administración, así como la biblioteca privada del Palau. También el acceso a la vivienda propiamente dicha.

Al acceder a la planta noble somos conscientes de que estamos dentro de un palacio. Las estancias de la planta se distribuyen a cada lado del salón central, que tiene la altura del edificio.

En el salón central, coronado  por una cúpula de gran altura, se celebraban audiciones musicales, actos literarios y poéticos, y recepciones de invitados ilustres.

Para llegar a este salón, se tenía que pasar, por diferentes estancias decoradas lujosamente, que mostraban la riqueza y la posición social de la familia.

En esta planta también se encuentran estancias del ámbito más íntimo, como el comedor familiar, la sala de billar y la sala de confianza.

Vistas de la cúpula y parte del órgano. L a luz entra a través de pequeñas  claraboyas.
No podrás dejar de mirar hacia arriba al llegar a esta estancia

Los dormitorios

Si bien las estancias lujosas te dejan con la boca abierta, las habitaciones en las que la familia hacía su vida de diario nos resultan más interesantes.

En esta planta se encuentran las estancias matrimoniales, los dormitorios de los hijos y la sala de baño. Toda la planta de organiza a partir de una galería con ventanas que dan al salón central.

Cada estancia es diferente, todas cuentan con chimenea, y una serie de fotografías que nos ubican en como eran en la época en que el palacio estaba habitado, ya que los muebles no se conservan en la actualidad.

Palau Güell
Con la ayuda de las fotografías antiguas te imaginas la estancia tal y como era

El desván

Vamos llegando a la parte alta del palacio. En esta estancia los pasadizos de circunvalación giran alrededor del patio o salón central,para que la luz natural entrase por las claraboyas de la azotea.

Este espacio se dedica a acoger exposiciones temporales, en nuestro caso pudimos disfrutar de la dedicada a la gran cantante de ópera Montserrat Caballé.

La exhibición de algunos de sus trajes más carismáticos junto a la descripción de la función en qué se usaron y fotografías de las actuaciones resultaba muy interesante. Para aquellos que crecimos durante su época de máximo esplendor esta exposición sin duda trae muchos recuerdos de la cantante catalana.

Palau Güell
Traje utilizado para la ópera Don Carlo

La azotea

La azotea, uno de los espacios más mágicos del Palacio Güell, destaca por sus veinte chimeneas y por la aguja central, de 15 metros de altura.

En la azotea del Palau Güell, Gaudí convirtió las tradicionales chimeneas en verdaderas esculturas, con bases, troncos y capiteles de formas insólitas. Es sin duda el espacio que más llama la atención a los pequeños ( y grandes) con la ventaja de ser muy amplio y encontrarse al aire libre, se puede subir a la terraza más alta.

Las vistas de la ciudad son magníficas en días claros como el que nos acompañó.

La azotea contiene un total de 20 chimeneas. Justo en el centro de todas ellas se encuentra la aguja, de 15 m de altura, que cubre la cúpula del salón central y que está revestida por una original piedra de reciclaje.

Consejos prácticos para la visita al Palacio Güell

El palacio Güell abre de martes a domingo, en verano hasta las 20 h y en invierno hasta las 17.30. Las taquillas cierran media hora antes. La parada de transporte público más cercana es la de Liceu.

  • Tarifas:

Hasta final de 2021 se puede conseguir entrada a un precio excepcional de 5 euros. A partir de Enero de 2022 vuelve a su precio original de 12 euros. Los primeros domingos de cada mes se reparte un cupo de entradas online al precio de 3 euros, por si quieres aprovechar.

Dentro del precio de la entrada está incluida la audioguía, en ella hay varios «modos»: explicación más general, más detallada, juvenil…dependiendo del tipo de visita que quieras realizar.

  • Accesibilidad:

Se nota que se ha llevado a cabo un buen esfuerzo en conseguir un espacio lo más inclusivo posible.

En las audioguías hay posibilidad de recorrido con audiodescripción para invidentes, con transcripción en pantalla para personas sordas no signantes y signoguía para aquellas que si lo son.

Existen planos en relieve y una maqueta en la entrada del edificio que se puede tocar para hacerse a la idea de la disposición de los elementos del edificio. Se pueden solicitar lupas de aumento en recepción. Todo tipo de perros de asistencia son bienvenidos.

El recorrido está parcialmente adaptado a sillas de ruedas, y existe un pequeño ascensor habilitado para ellas. También se ofrece acompañamiento. WC adaptado en planta baja.

  • Para los niños y bebes: existe cambiador y también préstamo de mochilas portabebés para realizar la visita más cómodamente. A lo largo del recorrido hay bancos en los que se puede descansar. Se realizan talleres familiares en catalán.

No te pierdas el resto de obras del gran Gaudí a través de este tour gratuito.