Dos días en Atenas con niños

Dos días en Atenas con niños

Planeando el viaje nos encontramos con algunas opiniones negativas sobre viajar a Atenas con niños, pero en este post os contaremos como nuestra experiencia ha sido totalmente positiva.

Trayecto y alojamiento

Volamos con Ryanair desde Madrid sin facturar y ciñéndonos a las medidas del equipaje de mano, poniendo en práctica todo los que os contamos en el post de cómo ahorrar viajando en avión.

Salimos muy temprano para poder aprovechar el fin de semana, y más teniendo en cuenta que al llegar hay que adelantar una hora el reloj.

Nos habían recomendado buscar un alojamiento cercano a Plaka o Monastiraki, así que al final nos alojamos cerca de esta última, en la zona de Psiri, un barrio que pudiera recordar a Lavapiés en plena transformación y que se encontraba muy cerca de todo y con interesantes locales alrededor.

Nos alojamos en Nin&Bau Sarri 2 un hotel hecho a partir de un edificio tipo industrial y con todo tipo de comodidades incluyendo una pequeña cocina.

atenas con niños
habitación de hotel con los niños en la cama descansando
Un poquito de descanso y de Netflix

Los desayunos, incluidos en el precio y que se realizaban en el restaurante de la esquina eran a la carta e impresionantes.

Para llegar al hotel aprovechamos una promoción de Booking que nos facilitaba el taxi gratis con la reserva, pero se puede llegar en transporte público (metro) sin problema. El coste por adulto es de 10 euros (niños gratis) y se tarda una hora , el taxi oscila entre 35-40 euros y se tarda media hora.

Qué ver en Atenas con niños

En el caso de Atenas hemos de decir que el recorrido con o sin niños hubiese sido prácticamente el mismo, teníamos muy claro cuales eran los imprescindibles para nosotros.

Monastiraki

Nuestro punto de partida para todas la rutas por la ciudad ya que estaba a solo una calle de nuestro hotel y al lado de la mayor parte de monumentos a visitar. Es una zona con mucha vida, terrazas, puestos, tiendas…también carteristas, cuidado.

En la misma plaza encontramos un templo ortodoxo, una mezquita y un poco más allá la Biblioteca de Adriano. Toda Atenas destila historia mires por donde mires.

La acrópolis en lo alto, dominándolo todo

Biblioteca de Adriano

Muy cerca de la plaza de Monastiraki nos encontramos la Biblioteca de Adriano. Forma parte del enorme legado que el emperador romano dejó a su paso, no solo por Atenas, sino por buena parte de Grecia. Fue construida como un edificio multifuncional en el año 132.

Biblioteca de Adriano, la pared más conservada con columnas de estilio corintio

Según parece, en su interior se hallaba una considerable colección de libros. Además, desempeñaba las funciones de sala de lectura y como centro de reuniones, e incluso podría haber albergado una pequeña piscina o estanque, que sería sustituido años más tarde por una primitiva iglesia cristiana.

En esta primera visita descubrimos algo que se repite en todos los monumentos atenienses salvo la acrópolis: los ciudadanos de la unión europea tienen una reducción del 50% en las entradas (niños gratis).

Ágora romana

El Ágora romana comenzó a ver la luz entre los años 19 y 11 a.C. bajo mandato del emperador Augusto, si bien sería la mano del Adriano la que daría un nuevo impulso al lugar, ampliando sus dimensiones y dotándolo de nuevas infraestructuras, así como de una serie de monumentos y edificios con los que el foro alcanzaría su máximo esplendor.

Destacaban la Torre de los Vientos, un reloj de agua que hacía las veces también de veleta indicando la procedencia del viento; La Biblioteca de Adriano, del año 132, y la Puerta de Atenea Arquegetis, en el ala oeste, erigida en mármol por los atenienses en honor de su patrona, la diosa Atenea.

Puerta de Atenea del ágora romana

La Acrópolis

El plato fuerte, con la suerte de que yendo en temporada baja hay menos aglomeraciones. Pero gente hay, no esperéis estar solos entre columnas. Lo mejor es intentar ir lo antes posible y llevar las entradas ya impresas con anterioridad para ahorrar tiempo. Podéis comprar las entradas a la acrópolis en esta página.

Como madrugamos aprovechamos para subir andando por uno de los accesos, el que sale del Ágora romana y va subiendo por la ladera. Este tramo es de escaleras pero perfectamente abordable (los niños lo subieron). Si no podéis o no queréis, se puede llegar a una de las entradas en metro cómodamente.

Atenas con niños
Las vistas durante el ascenso, Atenas es enorme

Una vez en el recinto, y como habíamos leído ya en varios blogs y en nuestra guía de viajes, fuimos primero a la zona más alta antes de que llegara la avalancha de gente.

La Acrópolis constituye el conjunto arqueológico más importante de la ciudad. El significado de la palabra ‘akrópoli’, ciudad en lo alto, hacer honor a su nombre, ya que el emplazamiento sobre el que se erige se encuentra a 156 metros sobre el nivel del mar.

Concebido como un recinto fortificado y como lugar de culto, la Acrópolis alberga en su interior algunos de los edificios más representativos de la antigua Grecia,

En esta zona se ubica el Partenón, el templo de Atenea Niké y el Erecteion. No podemos explicar la emoción de ver tanta historia allí delante de nuestros ojos, os dejamos unas fotos.

En esta parte alta encontraréis también fuente y baños.

Una vez vistos los templos de esta parte comenzamos a descender por la ladera (slope) y aquí encontramos el Odeón de Herodes Ático, un teatro en el que actualmente se representan obras y conciertos. Es el más espectacular de los que se conservan y en directo te deja con la boca abierta. Si vais entre Mayo y Septiembre podéis asistir a alguna función.

Vista de todo el anfiteatro del Odeón
Odeón de Herodes Ático

Un poco más abajo nos encontramos con el Teatro de Dionisos, más modesto y peor conservado pero igualmente interesante. Y el Asclepión, donde se observan los restos del recinto dedicado al dios de la medicina.

Atenas con niños
Parte del teatro de Dionisos

Museo de la Acrópolis

Viajando con niños siempre analizamos bastante el tema de entrar a los museos ya que se les puede hacer un poco pesado. Pero en este caso era imprescindible, ya que los mayores tesoros de la Acrópolis se encuentran aquí y sería como dejar la visita a medias.

El edificio del museo es bastante nuevo y diáfano, se visita muy a gusto y es totalmente accesible.

En el mostrador de información podéis solicitar una guía-juego para los niños que consiste en ir encontrando determinadas cosas por el museo. Se picaron tanto que al final llegamos a dar hasta tres vueltas al museo hasta que encontraron todo.

Cuadernillos de juegos del museo
Family trail

En el museo podréis contemplar las auténticas Cariátides ( en la Acrópolis hay una reproducción) y todos aquellos elementos que decoraban los templos. Lo que no se llevaron los ingleses al British Museum, claro.

observando diversas figuras en el interior del museo
La visita es muy cómoda

Como todos los museos, tiene cafetería y tienda, guardarropa…

Templo de Zeus Olímpico y Puerta de Adriano

Se trata del templo más grande de Grecia. Y se encuentra en medio de la ciudad ocupando un gran terreno aún pendiente de acondicionar en parte. El tamaño de sus columnas impresiona incluso tras haber visto la Acrópolis. La nave estaba compuesta originalmente por 104 columnas de 17 metros de altura.

Templo de Zeus Olímpico

La puerta de Adriano fue construida por los romanos, el impresionante arco de 18 metros de altura separaba la antigua ciudad griega de la nueva estructura urbanística concebida por Adriano y romana.

Plaka

Se trata de una de las zonas más atractivas para los visitantes . Un entramado de callejuelas y placitas que se entremezclan formando un laberinto animado por el bullicio de viandantes y comerciantes. Las horas diurnas coinciden con el ajetreo de los innumerables cafés, tabernas y tiendas que abarrotan las coloreadas calles. 

Ideal para descansar tomando una Mythos en alguna de sus terrazas, comer o comprar algún recuerdo como el amuleto contra el mal de ojo, conservas típicas o algún otro producto de artesanía.

cartel de Plaka con bandera griega

Plaza Sintagma y Parlamento

Después de haber visto tantas maravillas esta zona nos dejó un poco “fríos” si bien es muy animada y más moderna. En la propia plaza había conciertos, grupos de gente charlando y aprovechando el buen tiempo y un poco más abajo todo el centro comercial.

En la plaza se halla el Parlamento, delante del que se hace el cambio de guardia cada hora .

Atenas con niños
Parlamento griego
El monumento al soldado desconocido en la parte baja del Parlamento

Desde aquí también tenéis conexión al aeropuerto por autobús.

Consejos prácticos

Para poder disfrutar de Atenas con niños hay una serie de cosas a tener en cuenta. La principal dejar el carrito en casa. Las calles son estrechas, ocupadas por terrazas y el tráfico un poco caótico. A la Acrópolis no se puede acceder comodamente con carrito, así que mejor optar por porteo.

Utilizar un calzado cómodo y seguro, ya que algunos lugares pueden resultar resbaladizos.

Las comidas son muy abundantes pero en general del gusto de los niños ( slovaquis de pollo, platos con pasta o arroz…).

plato de comida

Hay zonas con vagabundos pero no hemos sentido inseguridad, en algunas zonas muy turísticas te advierten de tener cuidado con carteristas, como en todas partes.

El idioma es muy complicado pero es fácil entenderse en inglés o por señas sin problemas, en algunos sitios hablan castellano. Los griegos son muy amables y más con los niños.

Aunque es una ciudad que muchos no recomiendan para ir con niños, en nuestra opinión es genial para explicarles gran parte de la historia que nos ha traído hasta aquí. Y ellos han disfrutado mucho ( y rellenado su pasaporte lúdico).

niños leyendo en zona arqueológica

Puntúa el post

5 / 5. 2



2 pensamientos sobre “Dos días en Atenas con niños”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.